Uno de los mejores secretos de la gastronomía ibérica y española es el solomillo ibérico de cerdo, un corte de carne que combina ternura, sabor y textura en cada uno de sus bocados.

El solomillo ibérico se obtiene de la parte más tierna y magra del cerdo ibérico, justo en la región lumbar del animal y se caracteriza por suavidad y jugosidad.

Es una carne magra con apenas grasa visible, lo que la convierte en una elección saludable y deliciosa. Además, es muy versátil en el cocinado: puede prepararse a la plancha, en guisos o en recetas más elaboradas.

Solomillo Ibérico en Salsa de Vino Tinto y Setas con Puré de Patatas Trufado

Receta de otoño con solomillo ibérico PC Sánchez Marcos

Ingredientes

Para el solomillo ibérico:

  • 500 gramos de solomillo ibérico PC Sánchez Marcos
  • 200 gramos de setas frescas, cortadas en láminas
  • 2 chalotas, picadas finamente
  • 2 dientes de ajo, picados finamente
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 ramitas de romero fresco
  • Sal de Añana y pimienta negra al gusto

Para el puré de patatas trufado:

  • 8 patatas medianas
  • 1/4 de taza de nata de cocinar
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharadita de trufa negra rallada (o trufa en aceite)
  • Sal y pimienta negra al gusto

Para la salsa:

  • 2 tazas de vino tinto de crianza
  • 3 tazas de caldo de carne
Ingredientes para la receta de solomillo ibérico de cerdo sobre puré

Elaboración:

En primer lugar, vamos a preparar el puré de patatas trufado. Para ello, cuece las patatas en agua con sal y un chorrito de vinagre (que hará que no se abran) hasta que estén tiernas. Una vez estén cocidas (aproximadamente una patata mediana tardará 20 minutos), sácalas del agua y escúrrelas. Cuando se puedan tocar (sin dejar enfriar), pela las patatas y colócalas sobre una cazuela antiadherente.

Coloca la cazuela con las patatas en el fuego, a temperatura mínima (solamente queremos que se mantenga el calor). Añade la nata, la mantequilla (que esté a temperatura ambiente) y la trufa rallada sobre las patatas. Machaca o tritura las patatas, ya sea con un tenedor o con un machacador e integra todos los ingredientes hasta obtener un puré con una textura suave. Incorpora sal de Añana y pimienta al gusto. Una vez conseguido el sabor y a textura deseada, reserva el puré. ¡Ojo! Es muy importante que la mezcla se mantenga caliente.

Ahora pasaremos a la elaboración de la guarnición. En una sartén grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio-alto. Agrega las chalotas y el ajo picado de manera muy fina y saltea durante unos minutos hasta que estén dorados y comiencen a desprender su característico olor.

Añade las setas ya cortadas a la sartén y saltea hasta que estén tiernas y doradas (sin aumentar el calor). Una vez estén las setas hechas, retira la sartén con todos los ingredientes y reserva.

Bien, ha llegado el momento de elaborar la carne de solomillo ibérico. Sin cambiar ni limpiar la sartén, pero subiendo el fuego a alto, agrega el solomillo ibérico y séllalo por cada uno de sus lados durante unos minutos, hasta que veas que está dorado por fuera y cocido al punto deseado por dentro. Para conseguir un solomillo ibérico jugoso, cocínalo alrededor de 3-4 minutos por cada lado para un punto medio. Sazona con sal de Añana, pimienta negra y añade las hojas de romero.

Una vez obtenido el punto deseado, retira el solomillo ibérico de la sartén y colócalo en un plato. Envuelve el solomillo ibérico con papel de aluminio y déjalo reposar durante unos minutos.

Mientras reposa el solomillo ibérico, haremos la salsa de vino tinto. Para ello, vuelve a emplear la misma sartén (¡sin lavarla, en ella está todo el sabor y toda la esencia de nuestro solomillo ibérico PC Sánchez Marcos). Vierte el vino tinto y el caldo de carne y raspa los fondos de cocción con una cuchara de madera o una espátula para soltar todos los sabores. Deja que la salsa se reduzca a la mitad con una temperatura constante.

Una vez que la salsa esté reducida, con una textura espesa, añadiremos las setas a la sartén y seguiremos manteniendo la salsa durante unos minutos.

Para finalizar, procederemos al emplatado. Cogeremos el solomillo ibérico (que debe estar envuelto en papel de plata) y lo cortaremos en rodajas. Para emplatar, pondremos en primer lugar la cama de puré de patatas trufadas y, sobre ella y de manera armónica, colocaremos el solomillo ibérico ya troceado. Verteremos la salsa de vino tinto y setas por encima y, para terminar, decoraremos el plato con unas hojas de romero fresco y un toque de trufa rallada.

¡Buen provecho!

Emplatado de solomillo ibérico PC Sánchez Marcos

Compra tus packs de carne fresca de cerdo ibérico directamente a la fábrica y evita intermediarios. En PC Sánchez Marcos garantizamos la frescura y calidad de nuestros productos mediante el sello de garantía de los ibéricos otorgado por CERTICAR-AGRO.

Deja una respuesta