No es ningún secreto que el jamón ibérico es más que delicioso por sí mismo. Sin embargo, hay muchas formas de hacerlo aún más apetecible. ¡Somos incapaces de resistirnos a probarlo! Uno de los factores más importantes es su presentación, el “cómo emplatar jamón ibérico”.

Es bien sabido que primero se come con la mirada. Sin embargo, sí hay un alimento que, a pesar de su modestia, nos llama la atención, es el jamón ibérico.

Pero emplatar el jamón no es sólo cortarlo fino y colocarlo en el plato de cualquier forma. Es algo más que eso. Sólo hace falta una pizca de gusto y práctica para impresionar a cualquiera.

jamon

La importancia del corte en el emplatado del jamón ibérico

El primer lugar, y el aspecto más importante a tener en cuenta a la hora de emplatar el jamón ibérico es el corte que realizamos. Es importante prestar atención a esta fase ya que, según la forma de corte, puede ser el centro de interés. Es importante ya que una sola loncha bien cortada puede ser el centro de atención de todo el plato.

Es fundamental tener en cuenta que los cortes deben realizarse con las herramientas adecuadas, son cruciales para garantizar un corte limpio, bien definido y seguro para el cortador de jamón. Se trata del jamonero, un cuchillo jamonero y un cuchillo de deshuesar o de puntilla.

El corte que se considera ideal para emplatar el jamón debe ser una loncha extremadamente fina de entre cuatro y cinco centímetros. Cada loncha debe tener una forma idéntica para garantizar un aspecto uniforme y armonioso con el emplatado.

Quizás estés pensando en el número de lonchas que debes colocar en cada plato para conseguir la mejor presentación. El número ideal de lonchas es entre 20 y 25 rebanadas para cada plato. Eso equivale aproximadamente a entre 80 y 100 gramos. Pero es importante tener en cuenta las proporciones del recipiente para determinar la cantidad perfecta.

Si quieres vivir la experiencia de cortar y descubrir cómo dominarla, te sugerimos que consultes el artículo “Cómo cortar jamón”, en el que podrás aprender todos los pasos para un corte correcto del jamón ibérico. Además te presentaremos las herramientas adecuadas y te demostraremos cómo puedes utilizarlas de forma correcta. Una vez que hayas aprendido a cortar, notarás que los cortes resaltarán las sutilezas del sabor. También notarás esa textura perfecta que se deshace en la boca.

El plato, un elemento crucial para el emplatado del jamón ibérico.

Una vez que haya dominado el “cómo crear el corte perfecto”, es el momento de decidir cuál es el mejor plato en el que colocar los exquisitos cortes de jamón ibérico.

Uno de los factores mas importantes a tener en cuenta es el tono del plato. Se recomienda elegir platos que complementen el rojo vibrante del jamón. Esto ayudará a conseguir un gran contraste, haciendo que el producto tenga mas presencia. Para ello, podemos utilizar un plato de color básico, por ejemplo blanco. También se recomienda evitar el uso de adornos que puedan distraer nuestra mirada del jamón ibérico.

La forma del emplatado tiene una gran repercusión en el plato. Por ello, la forma del emplatado más popular por los profesionales es la redonda. Este diseño nos permite disponer las lonchas de la manera más elegante y uniforme.

El orden debe disponerse desde el borde del plato hacia el interior, y luego superponer las lonchas. Un consejo es colocar la parte de tocino hacia el interior, Así será mucho más fácil comer las lonchas cuando vayamos a degustarlas, y el plato parecerá más atractivo. Una vez que hayamos preparado el plato exactamente cómo lo queremos y de la manera perfecta, es de suma importancia limpiar los restos de comida o grasa. Un plato limpio es el resultado de un trabajo bien hecho.

La temperatura perfecta para emplatar el jamón ibérico

Cuando hablamos de la temperatura del jamón ibérico, estamos hablando de uno de los aspectos principales del consumo del jamón ibérico. Si lo que buscamos es disfrutar al máximo del aroma y el sabor de cada una de las lonchas, debemos ser conscientes de a qué temperatura a la que vamos a consumir el plato es fundamental. Además, debemos ser conscientes del calor al que se va a servir el jamón para conseguir un resultado satisfactorio.

Normalmente, la mejor temperatura para cortar el jamón es entre 20 y 25 grados (Temperatura ambiente). Este es el momento en el que la carne del jamón libera todos sus aromas. Además, una temperatura adecuada facilita el corte al deslizar el cuchillo.

Al igual que esto, no sólo hay que tener en cuenta la temperatura del jamón ibérico. También es fundamental tener en cuenta a qué temperatura estarán los ambientes en los que se van a colocar los loncheados. Lo ideal es que los platos se mantengan a la temperatura ambiente. De esta manera, conseguiremos mantener la temperatura perfecta de la pieza de jamón y además permitiremos que se mantenga húmeda y brillante.

Sí por el contrario, has adquirido sobres de jamón ibérico previamente cortados, te recomendamos que antes de consumirlos se atemperen. Su consumición será ideal cuando las lonchas se desprendan unas de otras sin romperse.

En nuestra tienda online tenemos preparados sobres de jamón ibérico para que puedas degustarlo de una forma sencilla… ¡Por qué a todos nos encanta el jamón ibérico!

¿Se debe quitar el tocino del jamón ibérico para emplatar?

Es equivoco pensar que se debe quitar el tocino de cada una de las lonchas de jamón ibérico. Ya que esta parte le aporta gran sabor al jamón ibérico, además contribuye al mantenimiento y conservación de la pieza.

Te animamos a que comiences a emplatar de forma creativa y disfrutes de unas buenas lonchas de jamón ibérico.

Recuerda que en nuestra tienda online podrás adquirir una gran variedad de jamones ibéricos, con la mejor calidad de siempre, y con la comodidad de comprar desde casa.

Deja una respuesta